Filtros ópticos de difusión para cine

La utilización de filtros de difusión en cámara es algo habitual hoy día. Tanto que la oferta en este tipo de cristales es cuantiosa. 

Tradicionalmente se ha utilizado como única opción de filtro difusor una red, o una malla fina, similar a una media estirada delante de la lente con el propósito de retratar ,sin arrugas, los rostros de Hollywood más jóvenes e impecables del momento. 

Hoy en día no se utilizan estos trucos pero si filtros ópticos que imitan el resultado de su aplicación. Se utilizan para recrear aquella hermosa estética pasada, para resaltar algún elemento periódico o para generar escenas oníricas. También son usados para restar resolución, contraste o para generar halo en los brillos de una escena y contrarrestar, así, la calidad y perfección de las cámaras y lentes digitales actuales. De esta manera, creamos nuestro propio sello visual.  

Si bien hace unos años la cartera de filtros era bastante limitada, hoy tenemos un sinfín de posibilidades para nuestras cámaras de cine. Aunque hay una amplia oferta de lentes que aparentemente no necesitan ningún filtro, los profesionales apuestan por seguir utilizando filtros de difusión porque les permite de manera más sencilla lograr un aspecto diferente, e incluso único.

Los filtros de difusión brindan un control creativo sobre la imagen de la combinación de cámara y lente y permite manejar la resolución de alta frecuencia, aumentar los niveles de negro o resaltar los reflejos. Este recurso hará ahorrar tiempo a los profesionales, ya que no tendrán que esperar a ver el resultado final de la imagen en postproducción y reducirá la incertidumbre. Además, los filtros, también son buenos aliados para las lentes porque su implantación las protege.

A continuación una comparativa de los diferentes filtros que ofrecemos en Welab en función del área de imagen al que afectan: halo, resolución o contraste.

DIFFUSION FILTER COMPARISON CHART WELAB