Tanques, estrellas y cine: La historia de las lentes anamórficas

BLOG-WELABPLUS-ANAMORPHICS-WELAB
BLOG-WELABPLUS-ANAMORPHICS-WELAB

Tanques, estrellas y cine: La historia de las lentes anamórficas

Es 1916, en frente: la trinchera Alemana. La suerte brilla para los galos. El astrónomo e inventor fracés Henri Chrétein ha desarrollado una lente: la Lente Anamórfica. Tras los periscopios de los Renault FT-17, el campo de visión alcanza los 180º en ángulo horizontal. Los franceses ganan Verdún.

Historietas a parte, la historia de las Lentes Anamórficas es, cuanto menos, peculiar. Su recorrido va desde la 1ª Guerra Mundial donde se implantaron en los tanques para ampliar la visión, pasando por la decisión de un hijo de pastores para salvar la industria del cine hasta, por supuesto, las grabaciones de hoy en día.

Pero empecemos por el principio. Chrètein, nacido en París en 1879, hijo de artesanos, entra como aprendiz a una imprenta a los 12 años de edad. Ahí tiene lugar la impresión de  Journal of Elementary Mathematics.

El azar se une a su curiosidad y el joven Henri engulle los números de la revista matemática. Su interés por las matemáticas es tal que acaba estudiando ingeniería y física. Su pasión le lleva a especializarse en  las ópticas, concretamente las astronómicas. A este campo se dedicó más plenamente, llegando a fundar el Instituto de Óptica Teórica y Aplicada. También fue profesor en la SupOptique. En 1954 recibió un Oscar por su participación en el desarrollo del CinemaScope, Cruz de la Legión de Honor por sus trabajos en aerodinámica y balística en la Primera Guerra Mundial. Por si fuera poco, desarrolló los espejos hiperbólicos que se siguen usando en la astronomía actual (el observatorio espacial  Hubble está basado en su trabajo en lentes).

Telescopio «Ritchey-Chretien«. Chretien a la derecha y Ritchey a la izquierda.

Vayamos al invento en cuestión. En la década de los 20 del siglo pasado, Chrètein realizó un objetivo que reducía a la mitad el horizontal de la imagen del fotograma. Esa imagen deformada era descomprimida al ser proyectada siguiendo el principio de anamorfis. Ya en el siglo XV el también matemático e inventor Pierre della Francesca había trabajado sobre el proceso de anamorfosis. Este no es más que una deformación de la imagen con la particularidad de que se puede revertir. Anamorfis del griego ana (inversión), morhe (forma). Volviendo con Chretièn, su novedoso sistema de lentes fue expuesto en la Expo de París de 1937. En esta expo convivió con el emblemático cuadro del Guernica  de Picasso.

Crisis de El Cine

No fue hasta la década de los 50 cuando se volvió a pensar en el invento de Chretièn. El cine (Hollywood) se vio envuelto en una de sus mayores crisis: la popularización de la televisión. Esta hacía frente al valor que ofrecía el cine, la población ya no necesitaba ir a las salas para ver películas, estas podían verse desde el salón. La respuesta de Hollywood fue potenciar los campos en los que la televisión no podía competir: la espectacularidad, la fuerza del cine, la luz, el sonido.

Esto llevó a un nuevo resurgimiento del Género Épico, con películas como The Robe (1953), Sinuhé el egipcio (1954), Ben-Hur (1959). Todo ello generó una batalla industrial para encontrar y desarrollar elementos que potenciaran las fortalezas del cine.

En lo que a pantalla se refiere, la industria realizó un gran desarrollo y competición entre sistemas, como el complejo cinerama, ToddAO, el Super y Ultra Panavision 70, el VistaVision… Pero fue el CinemaScope, la invención de Chretièn (1953) la que llegó a ser el modelo estándar del cine solo seis años después de su lanzamiento.El CinemaScope permitía el paso de las pantallas casi cuadradas 1.33:1 a las panorámicas 2,35:1. Su éxito fue tal que llegaron a convertirse al CinemaScope de 200 a 350 cines a la semana. En abril de 1954 3.500 cines lo tenían instalado y a mediados de 1955 la cifra ascendía a los 13.500, como nos indica el Profesor de la Politécnica de Cataluña Enric Mas. Pero pongamos momentáneamente la lupa en el boom de este artefacto.

En el año 1953 el presidente de los Estudios Fox, Spyros Skouras Panagiotis, hijo de pastores griegos, que migró a Estados Unidos, vuela a casa de Chrétein en Niza. El motivo de su viaje era encontrar elementos técnicos que ayudasen a mejorar la experiencia en el cine. Y por supuesto encuentra lo que andaba buscando. Skouras y Chrètein desarrollan entonces las lentes anamórficas (fabricadas por Panavision Inc.) y el proyector Hipergonar (el objetivo para proyectar las películas). Estas lentes permiten conseguir imágenes de calidad en pantalla ancha utilizando negativos de 35m

Spyros se lleva el invento a EE.UU, es entonces cuando se estrena The Robe, primera película realizada con CinemaScope. Podríamos preguntarnos ¿cuál es el éxito de este nuevo formato? Su éxito radica en que sin tener que invertir mucho en en la adquisición de nuevos equipos se conseguía una imagen nueva y espectacular, esto llevó a la Edad de Oro de las Lentes Anamórficas.

Las primeras lentes que aparecieron para el uso panorámico, a partir de la invención de Chretien, como ya apuntábamos en una artículo anterior en nuestro blog de WelabPlus, fueron las clásicas Panavision, Technovision, Hawk, Lomo o Kowa. En España, se usaba el formato Autentiscope, en definitiva era la variante española del Cinemascope desarrollada en España.

cartel Julia y el Celacanto

Pero como sabemos, el CinemaScope no ha llegado hasta nuestros días. La intensa iluminación que requería y la facilidad para la pérdida del enfoque, sumado a la deformación central del fotograma y el conocido “efecto paperas” llevó al ocaso del CinemaScope. El relevo lo tomó el fundador de Panavision, Robert Gottschalk quién creó un sistema que salvaba estos escollos además de reducir costes.

Pero las lentes anamórficas llegaron para quedarse debido principalmente a las características y particularidades estéticas que ofrece (como ya indicamos en un post anterior sobre Los Objetivos más utilizados en cinesson perfectas para baja luminosidad y grandes desenfoques). Numerosas son las grandes películas grabadas con este tipo de lente como: Apocalypse Now (1979), El Caballero Oscuro (2008), El Turco Final (2006). Siendo también su uso común en publicidad y en series, recientemente por ejemplo la segunda temporada de Hierro (2019) ha utilizado la serie anamórfica de Cooke. Sin embargo, en documental y entrevista difícilmente nos la encontraremos.

Curiosamente las actuales anamórficas 4k y HD realizan lo contrario que las originales lentes, mediante crop utilizan parte del sensor, dando lugar a imágenes menos detalladas y de menor calidad pero con estética única.